00
/
03 de Marzo, 2017
Ultimamente estamos asistiendo a un debate ciudadano acerca de la ciudad que no tenía lugar desde hace muchos años. Y estamos asistiendo también a algo todavía más inusual como es la participación pública de los arquitectos en este debate. Todos debemos felicitarnos por ello.
 
Cuando un arquitecto se presenta a un concurso, lo que es muy habitual, entrega generosamente, la mayor parte de las veces gratuitamente, una solución que no es otra cosa que su contestación a un problema de la c
Suscribirse a reflexión