16 Viviendas pareadas. Gorraiz
2010 - 2012
Ubicación
Gorraiz (Navarra). España
Cliente
Inmovest S.L.
Autor fotografía / infografía
Mikel Muruzabal
Superficie construida
2.944 m2
Presupuesto
2.566.920,00 €
Premios
Finalista Premios COAVN 2013. Categoría edificiación.

SOLUCIÓN FUNCIONAL
Las viviendas se adosan dos a dos. Tienen, por tanto, tres fachadas (norte, sur y este /oeste) compartiendo un medianil que separa longitudinalmente sus estancias.
Junto a la alineación de la calle, se dispone una pérgola que sirve de aparcamiento para dos vehículos y cubre el paso de acceso hasta la puerta de la vivienda. La vivienda y el aparcamiento comparten un reducido patio rodeado, por la mencionada pérgola, por la cocina y por un espacio “disponible” para distintos usos.
Un pequeño retranqueo en la esquina de la edificación principal anuncia la  puerta de entrada, girada en dirección E-O para evitar la orientación N. Desde ella,  ya en el interior, el vestíbulo da acceso a la cocina, al aseo de planta baja y a la  escalera longitudinal que sube al primer piso. El salón, con chimenea, se sitúa al  fondo, recuperando toda la anchura de la vivienda y acabando en un porche volado  que protege sus cristaleras abiertas al S, al jardín y a las vistas.
En la planta primera, la escalera es recibida por un distribuidor con anchura  suficiente para poder utilizarse como zona de estudio o espacio de juegos. Desde él, se entra a  dos de los dormitorios y al baño que comparten. El dormitorio principal tiene la  puerta enfrentada a la desembocadura de la escalera y cuenta con un gran vestidor  y un baño, con iluminación natural, que se subdivide en dos zonas, la de lavabos y  la de bañera y aparatos.
En la configuración y diseño de las viviendas se ha dado una gran  importancia a la orientación de las habitaciones; cocina y dormitorios a N, salón y  dormitorio principal al S, es decir, hacia el jardín y el paisaje; espacios de tránsito  hacia E-O, recorriendo el corredor ajardinado que tienen las parcelas a lo largo de  estas orientaciones.

IMAGEN
Pretendidamente, los edificios presentan una escala pequeña como corresponde a la reducida superficie de las parcelas. Por este motivo son muy tendidos, es decir extensos en longitud pero bajos en altura. Se inician con una única altura, desde la pérgola de entrada, creciendo, con la pendiente de la cubierta, hasta llegar a dos alturas en la zona del jardín.
Así se consiguen dos escalas: una menor, de una sola planta,  rodeando el patio y otra mayor, de dos plantas, hacia el paisaje abierto a las vistas. Para conseguir este juego de escalas el proyecto provoca un ligero  desplazamiento en horizontal, de las plantas baja y primera, de manera que la  alineación de los dormitorios que dan al patio resulta retrasada y la del dormitorio  principal adelantada cubriendo con su vuelo la zona de porche.
Al plantear un único plano de cubierta se hace necesario intervenir para  conseguir una mayor altura en los dormitorios del patio. Por ello se levanta, desde  la cubierta principal, una tapa con pendiente invertida, es decir en la dirección  contraria a la principal, que, a modo de buhardilla, permite abrir las ventanas de  estas piezas de noche.
Los huecos son, en general generosos, abarcando longitudinalmente la  totalidad de las fachadas de las habitaciones. Sin embargo, sus alturas resultan  matizadas por las distintas orientaciones y situaciones. 
Finalmente, merece una mención especial el cierre de parcela que coincide  con las puertas de entrada a los aparcamientos bajo la pérgola. Existe  un único portón para la entrada de vehículos y una puerta para la entrada de  peatones. El resto del cierre se completa con una valla permeable formada a base  de perfilería de aluminio.